Green it

reciclaje

Sprout: El lápiz que quiere volver a ser planta

Escrito por greenit 21-06-2014 en ECOSHOP. Comentarios (0)

¿Te imaginas qué pasaría si por cada lápiz que hay en el mundo naciera otra planta? Entonces ¿qué tal si, en lugar de deshacernos de lo que queda de los lápices cuando ya no nos sirven, los usamos para volver a generar vida? Esta fue la pregunta que llevó a los creativos de la empresa Democratech, para diseñar un nuevo lápiz llamado"Sprout" al que definen como “el lápiz que quiere volver a ser planta”.

Sproutes una nueva propuesta de lápiz que, cuando ya es demasiado pequeño para escribir, se puede plantar para hacer crecer hierbas, flores y pequeñas plantas. El lápiz logra generar vida gracias a que en su interior, resguarda tres semillas que pueden crecer en una maceta, en tu jardín, o en cualquier espacio al que quieras darle un toque más verde.

Sprout, está disponible en varios modelos según el tipo de planta que quieras tener, cada lápiz indica qué semilla es bajo una leyenda grabada en la parte trasera del lápiz. Entre la variedad de plantas que ofrece  incluye: albahaca, romero, tomate cherry, berenjena, cilantro, perejil y tomillo.

El cuerpo de este lápiz es completamente orgánico y no tóxico, además, cada ejemplar es elaborado en Estados Unidos con madera de cedros cultivados de forma sostenible

La cápsula de la semilla es activada por el agua, una vez que el líquido disuelve esta capa protectora, comienza la germinación de la semilla que tarda poco más de una semana en brotar.

Si quieres conocer más sobre Sprout o comprar algunos modelos de lápices da click aquí.


“Luzinterruptus“ Un laberinto luminoso con botellas de PET

Escrito por greenit 21-06-2014 en DISEÑO. Comentarios (0)

Una instalación hecha a base de botellas de PET recicladas, en forma de laberinto, iluminó una plaza en Polonia. Dicha muestra estuvo a cargo del colectivo“Luzinterruptus“.

La finalidad de esta obra es hacer conciencia en el público que la observa sobre las posibilidades artísticas que se pueden lograr por medio de una acción positiva para el Planeta, además de mostrar el excesivo consumo de este tipo de botellas.

La instalación fue hecha en 4 días de trabajo intenso por parte de los creadores, y se necesitaron 26 metros cuadrados de plásticos organizados en una estructura de 7x5 metros de superficie por 3 metros de altura. La obra lució aún más espectacular por la noche, ya que su iluminación era artificial y generada por las paredes de este laberinto.